LA CONTRATACIÓN MERCANTIL

LA CONTRATACIÓN MERCANTIL. (DERECHO DE LOS CONTRATOS MERCANTILES. DERECHO DE LOS TÍTULOS VALORES)

Editorial:
IUSTEL (PAPEL)
Año de edición:
Materia
Derecho Mercantil
ISBN:
978-84-9890-393-5
Páginas:
553
Encuadernación:
Rústica
-5%
42,00 €
39,90 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Esta obra surge en una realidad en profundo cambio, empujada por la globalización neoliberal y la digitalización. Décadas antes tuvo lugar la crisis de la contratación negociada, y la prevalencia del impersonal y masificado tráfico mercantil. El resultado, conocido, es que la contratación mercantil es la parte más extensa y dinámica de este Derecho privado. Así, junto a los tradicionales contratos de cambio y colaboración, proliferan los arrendamientos, los servicios y las garantías mercantiles, y casi se independizan amplias parcelas legislativas como los mercados del crédito, los valores negociables cotizados o no, los transportes y el sector asegurador.
En los sistemas jurídicos la contratación mercantil acumula una creciente complejidad para atender a la nueva economía financiera y digital mediante la interacción de las políticas de protección de los consumidores y usuarios finales, la armonización legislativa de la Unión Europea y la revitalización de la nueva lex mercatoria. Las mismas técnicas de creación y de aplicación han mutado con la proliferación de las reglas dispositivas, el Derecho indicativo y el recurso a los arbitrajes internacionales. No son menores los desafíos en nuestro ordenamiento con estos tres problemas-retos básicos: la distribución de competencias entre el Estado y las Autonomías en Derecho privado, las tensiones en las políticas legislativas que deben presidir las reformas como la sacralización de la autonomía privada o el fortalecimiento de los límites a este poder de autorregulación o la intensidad del empleo de normas imperativas, y el tránsito, o no, de contratos con simple de tipicidad social a otra más estable y segura de tipicidad legal.
En rigor, en Derecho interno el jurista debe operar con una cuádruple perspectiva: la contratación civil, la contratación mercantil, el Derecho privado de los consumidores y usuarios finales, y las normativas especiales para nuevas formas de contratación y contratos en particular.