EL FRACASADO ÉXITO DEL ESTADO AUTONÓMICO. UNA HISTORIA ESPAÑOLA

EL FRACASADO ÉXITO DEL ESTADO AUTONÓMICO. UNA HISTORIA ESPAÑOLA

Editorial:
MARCIAL PONS (PAPEL)
Año de edición:
Materia
Derecho Político/Constitucional
ISBN:
978-84-9123-006-9
Páginas:
332
Encuadernación:
Rústica
-5%
28,00 €
26,60 €
IVA incluido
Sin stock/Disponible en 5 días hábiles
Añadir a la cesta

En el año 2005 pocos dudaban del éxito del Estado autonómico. Diez años después se escribe del mismo en pasado y se certifica su fracaso. ¿Cómo, en tan solo diez años, se ha podido llegar a esta situación? A esta pregunta se pretende contestar en las páginas de este libro. Su tesis fundamental es que si bien la Constitución contiene los mimbres suficientes para desarrollar un modelo de descentralización política, en lo esencial homologable a los modelos federales, no dispone, por el contrario, de la densidad normativa suficiente para garantizarlo. Así, el modelo no pudo resistir los embates, primero, de aquellos que lo querían superar desde el incremento del autogobierno para las Comunidades Autónomas, ni, después, de quienes vieron en la crisis económica un argumento idóneo para forzar una centralización del Estado.
La crisis de la integración nacional provocada por el denominado «proceso catalán» habría supuesto, de hecho, la quiebra definitiva del modelo de 1978, por lo que es analizada con especial detenimiento. El autor considera que esta evolución, incluido el acontecer catalán, exige de una visión diacrónica para ser entendida. La misma pone de manifiesto rasgos esenciales del modelo territorial español, como el papel esencial desempeñado por la ideología de la asimetría o la pluralidad de sensibilidades en relación con el autogobierno, rasgos que hay que tomar en consideración para explicar el pasado y, sobre todo, para construir el futuro. Hoy, los retos planteados por la organización territorial del poder en España exigen una reforma constitucional. En estas páginas se defiende que se realice desde una explicitación del modelo federal que en buena medida es el Estado autonómico. Su desarrollo debiera servir tanto a una mejor ordenación del funcionamiento del Estado en su conjunto, como, sobre todo, a una mejor acomodación de la diversidad nacional que convive bajo una Nación y un Estado común.