LA TRADUCCIÓN VITIVINÍCOLA

LA TRADUCCIÓN VITIVINÍCOLA. UN CASO PARTICULAR DE TRADUCCIÓN ESPECIALIZADA

Editorial:
COMARES (PAPEL)
Año de edición:
Materia
Varios Filología/Idiomas
ISBN:
978-84-9045-584-5
Páginas:
90
Encuadernación:
Rústica
-5%
10,00 €
9,50 €
IVA incluido
Disponible. Entrega 24/48 horas
Añadir a la cesta

Se traducen textos sobre la vid y el vino de diferente índole, en particular de carácter promocional, por lo que someter a la reflexión teórica esta práctica traductora nos parece pertinente. Pretendemos con esta monografía aportar argumentos a favor de la traducción vitivinícola, darle mayor visibilidad dentro de los estudios de traducción, ubicarla dentro del panorama de la traducción y ver al tiempo si tiene o no rasgos peculiares que puedan diferenciarla de otras.
Con este fin vamos a explicar y delimitar esta modalidad de traducción y nos vamos a ocupar de su dimensión profesional, docente, investigadora y cultural. Veremos a qué variedad pertenece, partiendo de los planteamientos traductológicos de Amparo Hurtado Albir y cuál es el marco teórico en el que mejor encaja a la luz de las teorías modernas de la traducción.
Pero antes de adentrarse en dichos temas, conviene aclarar algunas cuestiones. En la denominación traducción vitivinícola se combina, por un lado el término «traducción», que hace referencia a la práctica traductora y por otro «vitivinícola» que centra dicha práctica en un campo o dominio concreto. Contemplamos el término traducción tal como lo explica Hurtado (2011: 25), es decir como una «habilidad, un saber hacer que consiste en saber recorrer el proceso traductor, sabiendo resolver los problemas de traducción que se plantean en cada caso. No se trata de un «conocimiento declarativo (saber qué)», sino de «un conocimiento procedimental u operativo (saber cómo)» (Hurtado: 25). Esto es cosa diferente de la traductología, que «es la disciplina que estudia la traducción; se trata de un saber sobre la práctica traductora» (Hurtado 2011: 25) a la que también recurrimos para profundizar, reflexionar y extraer conclusiones de esta modalidad de traducción.
Además de delimitar el dominio y analizar y presentar su red conceptual (Anexo III), nos parecía pertinente abordar otras cuestiones ¿Podríamos hablar de una lengua de especialidad en tanto que conjunto de recursos lingüísticos para este campo, en particular de una terminología? Puesto que el traductor se maneja con textos: ¿Qué tipos y géneros textuales son los más habituales?
Esta publicación destinada al investigador y el docente, puede servir igualmente de guía al docente profesional de textos sobre el vino y al alumno de traducción. Pensando en estos últimos recogemos algunas recomendaciones para convertirse en experto en vinos, así como un anexo con documentación impresa y on line detallada para la traducción vitivinícola (diccionarios, glosarios, fraseología, documentación técnica, bases de datos terminológicas on line, etc.), que previamente comentamos.
Ofrecemos aquí en definitiva una visión de conjunto de esta modalidad de traducción que, llegados a este punto, nos parecía necesaria y que hemos abordado animados por la experiencia de años ya acumulada. La denominación «traducción vitivinícola» la anotamos por primera vez en la introducción (Ibáñez, 2006: 17) del libro El lenguaje de la vid y el vino y su traducción. Para entonces ya llevábamos varios años trabajando en el tema, un año antes se había constituido el GIRTraduvino y dos antes habíamos celebrado nuestro primer congreso internacional sobre la materia. Al que le siguieron dos ediciones más (2008 y 2011 ). Esto ha dado lugar a un buen número de publicaciones dentro de nuestro GIRTraduvino y a otras elaboradas por otros colegas que se han interesado por el tema. Muchas de ellas las citamos en esta monografía y otras aparecen en el Anexo I.
Desde los inicios a fecha de hoy las cosas han avanzado y podemos decir que la traducción vitivinícola se ha ido labrando su propio espacio dentro de los estudios de traducción. Desde luego está claro que si existe o no la traducción vitivinícola, lo será en el mismo grado o medida que cualquier otra, salvadas las diferencias, como la traducción económica, la jurídica o la médica, por citar algunos ejemplos, que hoy cuentan con mayor visibilidad. Aquí vamos a tratar de demostrar que la traducción vitivinícola es una variante de la traducción especializada tan digna o tan interesante como las citadas o cualquier otra, de las que se diferencia por su impronta cultura.
Una última puntualización. La monografía se centra sobre todo en el español y el francés, que son nuestras lenguas de trabajo y que, por otro lado, para el caso que nos ocupa, son, como veremos, mucho más relevantes que cualquier otra como el inglés o el alemán, cuya presencia es mayor en la comercialización del vino.