LIBERALIZACIÓN DE LA ASISTENCIA SANITARIA TRANSFRONTERIZA EN EUROPA

LIBERALIZACIÓN DE LA ASISTENCIA SANITARIA TRANSFRONTERIZA EN EUROPA. RETOS Y DESAFIOS PARA EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD

Editorial:
ARANZADI (PAPEL)
Año de edición:
Materia
Derecho Administrativo
ISBN:
978-84-9152-109-9
Páginas:
600
Encuadernación:
Otros
-5%
75,00 €
71,25 €
IVA incluido
Disponible. Entrega 2/3 días
Añadir a la cesta

En este trabajo se analizan los puntos más sobresalientes del nuevo derecho a " la libre opción sanitaria transfronteriza", que ha surgido como consecuencia del proceso de liberalización de los servicios sanitarios que se ha producido en los últimos años en Europa.
No se trata de un mero fenómeno de "turismo sanitario". Esta institución tiene un contenido jurídico mucho más preciso. El paciente transfronterizo se va a someter a un tratamiento sanitario en otro Estado europeo con cargo a su sistema público, eligiendo libremente entre la sanidad pública o la privada y disfrutando de un nuevo marco de derechos que ha fijado la Directiva 2011/24/UE relativa a la aplicación de los derechos de los pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza, transpuesta a nuestro ordenamiento a través del Real Decreto 81/2014, de 7 de febrero.
Este nuevo derecho se ha regulado en paralelo a los sistemas de Seguridad Social y de una forma coherente con nuestro sistema de descentralización política, convirtiendo a los servicios autonómicos de salud en los verdaderos protagonistas del sistema. Ha estableciendo importantes obligaciones para ellos y, a la vez, un nuevo marco de oportunidades para la atracción de pacientes europeos. En la medida en que su ejercicio exige el pago directo por parte del paciente y la posterior solicitud de reembolso, se ha dicho que este derecho contiene cierto componente "elitista" al depender directamente de la capacidad económica del paciente. En fin, la irrupción de las reglas del libre mercado en los servicios sanitarios tradicionales puede ocasionar algunas disfunciones y plantea interesantes retos, especialmente en aquellos Estados que, como el nuestro, han configurado la asistencia médica como un derecho social, como un servicio público de alcance universal basado en la igualdad de todos los ciudadanos y en la solidaridad.