ANÁLISIS ECONÓMICO DE LA JUSTICIA Y REFORMA JUDICAL

ANÁLISIS ECONÓMICO DE LA JUSTICIA Y REFORMA JUDICAL

Editorial:
TIRANT LO BLANCH (PAPEL)
Año de edición:
Materia
Otras Materias Jurídicas
ISBN:
978-84-9086-903-1
Páginas:
1019
Encuadernación:
Rústica
-5%
99,00 €
94,05 €
IVA incluido
Sin stock/Disponible en 5 días hábiles
Añadir a la cesta

Este libro contiene el análisis que realiza Santos Pastor de los 14 grandes temas que afectan al funcionamiento de nuestro Sistema de Justicia. Se estudia la problemática sobre la seguridad jurídica; los medios y los costes públicos, privados y ocultos de la justicia; la litigiosidad y sus consecuencias, el uso de mecanismos alternativos (MASC) para reducirla y un análisis empírico de la demanda; la eficacia y eficiencia en la oferta de tutela judicial, incluido el proceso de ejecución. Se revisa la dilación y la forma de medirla; la calidad en la justicia; las deficiencias en los procesos legislativos (preparación, aprobación y seguimiento) y la falta de evaluación de las leyes una vez implantadas; la independencia, transparencia y rendición de cuentas; el gobierno de la justicia y la reforma judicial. Para ello, Santos Pastor utiliza el Análisis Económico del Derecho (AED), disciplina en la que fue pionero tanto en su introducción en España como en su aplicación al estudio del funcionamiento de distintas instituciones, y no solo las judiciales. Lo novedoso de este trabajo, y lo que lo diferencia de otros enfoques basados en percepciones o de la dogmática jurídica, es que utiliza datos y hechos empíricos en los que sustenta el análisis y diagnóstico, a partir de los cuales permite la toma de decisiones con conocimiento de causa, más allá de las meras intuiciones sobre las que tantas veces se abordan reformas legislativas y judiciales. Quienes se acerquen por primera vez a un trabajo del profesor Pastor descubrirán sin duda un método de análisis y un enfoque atractivos y novedosos, y los que hemos disfrutado de su magisterio nos encontraremos con su habitual lucidez a la hora de abordar los problemas de la justicia, lo que sin duda servirá de estímulo para dar continuidad a su trabajo y para contribuir a la mejora de nuestras instituciones judiciales o, lo que es lo mismo, a la calidad de vida de nuestros conciudadanos.