MÍRAME

MÍRAME

Editorial:
ANAGRAMA (PAPEL)
Año de edición:
Materia
Literatura/Temas de Actualidad
ISBN:
978-84-339-9848-4
Páginas:
192
Encuadernación:
Rústica
Colección:
NARRATIVAS HISPANICAS
-5%
16,90 €
16,06 €
IVA incluido
Sin stock/Disponible en 5 días hábiles
Añadir a la cesta

«Al otro lado de los patios, en el quinto piso del número 21 de la Rue C, hay ahora una familia. Llegaron el lunes. Son oscuros. Hindúes o árabes o gitanos. Han traído a una hija.» Esta es la primera anotación del protagonista de esta novela, un personaje solitario, obsesivo, que se automedica, vive apegado al recuerdo de su hermana muerta y habita en un barrio en el que cada vez hay más inmigrantes. Un personaje que lo escribe todo de forma minuciosa en su diario.

A través de sus páginas, el lector será testigo de cómo observa a sus nuevos vecinos, de los que sospecha que trafican con drogas. Descubrirá también cómo se va obsesionando con la hija, a la que acaba espiando con cámaras ocultas que le permiten verla desnuda en el baño, mirando por el balcón, tendida en la cama, siendo agredida por uno de sus hermanos. A partir de ese momento el personaje pasará de la observación a la acción, mientras se deja enredar en la tela de araña de la chica a la que contempla, creyendo saberlo todo sobre ella, aunque acaso las cosas no sean como él piensa y acaso alguien lo esté observando a él.

Y mientras la tensión ?erótica y violenta? aumenta, el narrador empieza a sentirse perseguido, modela en yeso unas enigmáticas esculturas de ángeles y se prepara para hacer algo que lo cambiará todo...

Antonio Ungar ha escrito una novela absorbente, inquietante y perturbadora. Una reflexión acerca de la inmigración y la xenofobia. El portentoso retrato de un personaje arrastrado por una obsesión enfermiza que, en un imparable crescendo, desemboca en terrenos propios del thriller más sombrío.
«Albricias para un escritor que cuenta lo de siempre ?esa violencia atávica que nos ronda una y otra vez? venciendo al lector con ingenio, ritmo y humor. Un verdadero placer» (Ricardo Baixeras, El Periódico).